Proyecto Soleado

Fruto del proyecto Educándonos, del trabajo del Grado Medio de Panadería, Repostería y Confitería, coordinado e impartido por José Ramón Martín Abad e impartido en el Instituto Francisco Salinas, se convierte así en un nuevo proyecto: el proyecto Soleado, que se desarrolla en colaboración con el Restaurante Don Mauro de Salamanca, que en su heladería artesanal, se encarga de la elaboración de este helado y su comercialización, en su punto de venta en la plaza mayor de Salamanca.

Los helados artesanos de calidad, se consumen como un placer del gusto, que además benefician nuestra dieta por su contenido en vitaminas, proteínas y grasas. El helado Soleado, aporta la parte grasa en forma de Acido oleico, uno de los ácidos grasos más saludables y las vitaminas y antioxidantes (polifenoles, tocoferoles…) que posee el AOVE de Soleae, ya que en la elaboración no es necesario la aplicación de temperatura, y posteriormente, el helado se mantiene congelado consiguiendo que todas sus cualidades permanezcan intactas, obteniendo así uno de los helados más saludables que podemos tomar.

Así, conseguimos cerrar un ciclo, desde la extracción del zumo de nuestras mejores aceitunas, hasta la elaboración de forma artesanal de los mejores helados, que podremos disfrutar en el lugar más emblemático de Salamanca, su plaza Mayor. Así también conseguiremos que todos puedan saborear un trocito de la Sierra, fomentar con ello su crecimiento,  y apostar por el desarrollo de nuestros jóvenes aprendices que verán poner en práctica sus conocimientos y su esfuerzo.

El proyecto Soleado se asienta hoy en esta plaza Mayor como otro motivo más por el que merece la pena visitarla, pero se asienta para siempre en nuestra forma de trabajar y  entender las relaciones entre productores, formadores, aprendices y distribuidores. Detrás de estos helados Soleado no encontramos solo el puro interés comercial, detrás hay mucho trabajo de los productores, que se niegan a que desaparezcan las variedades autóctonas de nuestra Sierra, y se empeñan en poner en valor algo que es nuestro, el esfuerzo y la ilusión de los jóvenes aprendices que sueñan con su futuro y dan rienda suelta a su ilusión y la apuesta de un hostelero por los productos y proyectos de su tierra.